¿Opinón o sectarismo?

Aunque hay profesionales del periodismo que afirman que son imparciales, la realidad es que todo el mundo tiene un punto de vista que se refleja en sus opiniones. Y las líneas editoriales no son más que la opinión oficial de ese medio de comunicación. Ahora bien, lo que no puede ser un medio de comunicación es ser sectario. Y ese es el problema de muchos medios españoles de comunicación, que son sectarios.

La Barbarie y la Civilización

Hubo un tiempo, cuando tenía ocho o nueve años, en el que fantaseaba con la idea de ser una arqueólogo. Devoraba libros sobre el tema y soñaba ser un nuevo arqueólogo aventuro como Botta, Layard o Schliemann y descubrir una nueva Nínive, Babilonia o Troya. Aún hoy, siempre que puedo, hago visitas a restos arqueólogicos y he ido expresamente a ver la Dama de Elche al Arqueológico de Madrid, la Estela de Hammurabi al Louvre o la Piedra Rosetta al British Museum. Me falta ir a Berlín, a la isla de los museos (de donde viene la imagen que ilustra mi comentario), pero todo se andará. Para mi son ejemplos de lo mejor de la civilización humana. Y muchos de ellos estuvieron a punto de desaparecer por la barbarie humana. Es el blanco y negro de nuestra especie, capaz de lo mejor y de lo peor.

Es por ello que no puedo ver sin dolor los recientes actos vandálicos contra restos arqueológicos de esa horda radical que se califica a si misma como Estado Islámico, repitiendo algo que ya hicieron los talibanes contra los budas gigantes. No son los primeros, pero si son los últimos que han iniciado un violento genocidio, asesinando a las personas de ideología, cultura o religión diferente a la suya y acabando con las representaciones de la historia y la cultura que no concuerdan con las suyas, intentando imponer totalitariamente su concepción religiosa y cultural radical. Pero en este caso, desde la aparición y derrota del nazismo en la Europa de la década de los 30 y 40 del siglo pasado, no se había visto un intento tan serio de imposición totalitaria a nivel mundial. La guerra de los Jemeres Rojos o los conflictos tras la desaparición de Yugoslavia o entre los Hutus y Tutsis fueron ejemplos claros de genocidio posteriores, pero con vocación local. Este en cambio, como el nazismo, tiene vocación global. En aquella ocasión anterior el totalitarismo nazi fue derrotado por una coalición militar de naciones unidas que posteriormente dio lugar a la ONU. ¿Sera necesario que surja ahora algo parecido?. En mi opinión si, porque el diálogo con este tipo de ideologías totalitarias es inútil. Y son una amenaza seria contra todos aquellos habitantes de este mundo que no comparten su radical credo.

¡CONSEGUIDO! El juez nos da la razón y fija #FianzaPaRato y cia de 800mill.

¡CONSEGUIDO! El juez nos da la razón y fija #FianzaPaRato y cia de 800mill..

En la semana que han empezado a dar a conocer los nombres de los clientes en Suiza del HSBC, se fija una importante fianza por la presunta responsabilidad de la anterior cúpula directiva de Bankia en el fraude de la salida a bolsa de esta entidad y la venta de preferentes. Todo un síntoma de que en estos tiempos las fechorías de los delincuentes de cuello blanco ya no pasan desapercibidas.

Sin embargo hay mucho por hacer. Lo del HSBC es una gota en el océano de la corrupción y la delincuencia económica transnacional. Hasta que no se desaparezcan tanto los paraísos fiscales como el secreto bancario, habrá todavía delincuencia económica. El problema no es que se le preste dinero a los países del sur de Europa, si no que los ciudadanos de estos países que más ganan no tributen en ellos, y si lo hacen no lo hagan de forma progresiva. Eso si que amenaza las pensiones y el estado de bienestar y no el rescate a Grecia.

vía ¡CONSEGUIDO! El juez nos da la razón y fija #FianzaPaRato y cia de 800mill..

¿Se puede perdonar parte de la deuda a Grecia?

Tras la gira que los nuevos gobernantes griegos de Syriza han realizado por los diversos países y estamentos europeos en busca de apoyos a su plan de salida alternativa de la crisis económica cesando de aplicar la austeridad económica a ultranza de forma que no caiga más su peso sobre la ya asfixiada población griega. Se ha visto entonces la inflexibilidad germana y del BCE.

Se les llena la boca a los representantes alemanes y de la Troika con palabras huecas acerca de que Grecia debe cumplir los compromisos firmados y seguir con la política de austeridad, a pesar de que no ha demostrado precisamente haber sido un éxito. No se ha producido la prometida recuperación económica en el conjunto de la Eurozona, y en los países del sur de Europa ha aumentado el nivel global de deuda a límites insostenibles.

Syriza, a pesar de haber rebajado su planteamiento inicial de quita de la deuda griega por un aplazamiento y devolución progresiva de la misma en función del posible crecimiento económico, ha recibido un sonoro “NO” del BCE y el gobierno alemán. Y es irónico que sea precisamente Alemania, en un alarde de falta de memoria histórica, la que sea tan inflexible.

El 1953, una arruinada y deudora Alemania perdedora de la Segunda Guerra Mundial que había provocado, se encontraba en una grave situación económica que parecía irremediable. Fue la generosidad de diversos países, entre ellos Grecia y España, la que le permitió salir de la misma. Esto fue por que estos países no exigieron el pago de las deudas de guerra procedentes de los préstamos (que en el caso de Grecia fueron a la fuerza por la ocupación militar) efectuados a Alemania durante la guerra. Y también se suspendió el pago de las reparaciones económicas por los daños producidos la ocupación militar alemana. europeos. esto supuso que la deuda alemana se redujo a la mitad. De aquí arranca el famoso milagro económico alemán.

Ahora llegan noticias de que Grecia, a la vista de la inflexibilidad con que Alemania y la Troika está mostrando hacia ellos, se está planteando exigir el reembolso de esos préstamos forzosos de la segunda guerra mundial. Y según opiniones de los expertos, seria legal y legítimo. Sería un importante toque de atención ante una insolidaria Alemania.

Así que: ¿Se puede perdonar parte de la deuda a Grecia? Yo creo que sí.

¿De verdad creen que nos van a asustar?

Ya ha empezado la campaña en contra de todas aquellas alternativas a la política económica mundial impuesta por los poseedores del gran capital que estos días se reúnen en Davos y que es apoyada por la troika formada por el FMI, el Banco Mundial y la Comisión Europea. Ya surgen las voces que intentan estos días que los griegos no elijan a Syriza. Y si aún así persisten en ello y ganan este domingo las elecciones, les advierten que no podrán cambiar nada, si no quieren que ocurran grandes catástrofes. de que lo mejor es optar por lo conocido y la estabilidad.

¿De verdad creen que van a asustar a esos griegos que han sufrido en sus carnes las consecuencias de la crisis?. ¿De verdad creen que las personas en España que están desempleadas, han perdido sus viviendas, sus ayudas sociales, que sufren pobreza energética, que sufren el copago farmaceútico, y tantas otras que han sufrido los zarpazos de los recortes sociales tienen algo que perder? ¿Que su situación actual es ejemplo de estabilidad? ¿Que la política hecha hasta ahora les ofrece alguna esperanza?. Están muy equivocados.

¿Involución democrática europea?

Parece que, con la inestimable ayuda del terrorismo fundamentalista islámico, nos dirigimos hacia nuevas cotas de pérdida de libertad y democracia. Ahora se piensa en restringir y fiscalizar los movimientos de las personas dentro de la Unión Europea. Se alzan voces cada vez más fuertes contra la inmigración y la diversidad cultural. Cuando lo que se debería hacer es todo lo contrario. Deben prevalecer la defensa de los derechos fundamentales y la integración de todas las culturas, creencias ideológicas y religiosas. Es en la construcción de una fuerte conciencia ciudadana de pertenencia a un sistema común de defensa de las libertades y derechos fundamentales, tanto a nivel de nuestro país como de la Unión Europea, donde está la solución a gran parte de estos males que nos aquejan. El otro es la institucionalización del modelo de bienestar social (educación y sanidad pública y gratuita, derecho efectivo a la vivienda y el trabajo, etc..) para todos los ciudadanos.