¿Existen motivos para la euforia del gobierno de España por la situación económica actual?

Ayer, en unas declaraciones ante un público afín y entregado, el Presidente del Gobierno de España señor Rajoy, afirmó que habíamos salido ya de la crisis económica y auguraba un buen crecimiento económico para el año que viene. Aunque el BCE no piense lo mismo. La verdad es que tales afirmaciones podrían deberse a la euforia producida por la probable ingestión previa de unos magníficos judiones de la Granja de San Ildefonso, dado que en esta localidad se produjeron. Pero realmente y aunque se cumplan dichas previsiones: ¿Hemos salido de la crisis el común de los ciudadanos? Yo creo que no. Y aquí van algunos datos.

En primer lugar, está el desempleo. Actualmente, el 24% de la población potencialmente activa en España está en desempleo. Esto significa que casi cinco millones y medio de personas actualmente no tienen trabajo en España. Es evidente que estas personas no han salido de la crisis. Y muchos de ellos, sobre todo los parados de larga duración, ni siquiera ya tienen acceso a prestación o subsidio alguno por desempleo.

Luego está que el nivel de renta anual media de los hogares españoles esta disminución desde 2008, año de inicio de la crisis. Los sueldos en general han bajado, y por tanto la renta media de los hogares también. Al inicio de la crisis se hablaba de los mileuristas como el escalón económico más bajo. Hoy en día ser un mileurista es ser un privilegiado.

En segundo lugar y en consonancia con los datos arriba expresados, el nivel de exclusión social en España es mayor que nunca. La tasa AROPE que la mide alcanzó en España en 2012 el 28% de la población. Es decir, un 28% de la población española está en riesgo de exclusión. Esto significa que son personas que tienen problemas para pagar sus facturas diarias y pueden sufrir problemas como alimentación o medicación insuficiente, pobreza energética o perdida de su vivienda.

Es decir que cuando el gobierno saca pecho porque sus previsiones económicas indican que vamos a crecer el 2%, en realidad debería pensar que debe hacer para que los resultados de este crecimiento se emplee en disminuir estos niveles de desigualdad y exclusión social. Porque lo que puede ocurrir es que mucha gente se indigne ante afirmaciones como las expresadas por el Señor Rajoy. Y las elecciones están a la vuelta de la esquina.